Envejecimiento y Baja Visión

El desarrollo de la función visual es un proceso discontinuo caracterizado por importantes variaciones cualitativas, indisolublemente ligadas al completo desarrollo perceptivo-motriz y neuropsíquico (Cannao, 1989)

Si hablamos de un niño, la detección y valoración precoz de la perdida de agudeza ó la deficiencia visual, permitirá planificar una temprana intervención. Hemos de prescribir, estimular y optimizar la visión en pacientes con media y alta deficiencia visual, planificar programas de movilidad, orientación, habilidades propias del día a día, etc, son muyimportantes para que este problema penalice lo menos posible al desarrollo y provoque el menor grado de minusvalía personal en el futuro.

Aspectos muy distintos los encontramos cuando analizamos a la población mayor, debido entre otras a que ya están estructuradas las funciones de coordinación y percepción sensorio motriz. Cuando estudiamos éste mismo proceso visual degradativo en adultos ó en mayores, vemos que la pérdida de la capacidad funcional por déficit de agudeza visual es la principal afectación en la salud general de éstas personas, dada la reducción de casi todas las demás funciones.

El envejecimiento es un devenir individual que tiene peculiaridades físicas, psicológicas y sociales. En principio la pérdida de visión no debe considerarse como parte natural del envejecimiento, la vejez no es un sinónimo de enfermedad, aunque sí es una etapa durante la cual se incrementa el riesgo de enfermar y puede acompañarse con una reducción en la sensibilidad de algunos sentidos como la vista..

Indudable y paradójicamente, las expectativas de poder disfrutar de un envejecimiento sano son cada vez mayores pese a la aparición de nuevas formas de agresión visual como lo son el fuerte desarrollo tecnológico, la adopción de hábitos sociales que generan problemas como la obesidad y la implantación de costumbres que fomentan el tabaquismo y el sedentarismo.

En los últimos 25 años recibimos el fuerte impacto de la tecnología aplicada a la informática y a los medios de comunicación. A diario recibimos mensajes que nos crean la necesidad de usar dispositivos y aparatos que, si bien nos aíslan, también nos ayudan a tener a nuestro alcance gran cantidad de información y con ello una vida más cómoda y placentera. Aprendamos a tener un uso equilibrado de la tecnología y estaremos evitando secuelas degradativas por saturación de nuestros canales de procesamiento visual.

José Antonio Fuentes Najas

Profesor de Optometría y Baja Visión

Universidad de Sevilla

Publicado: 10 de Octubre de 2015